52017Oct
Rosácea, abordaje y tratamiento

Rosácea, abordaje y tratamiento

La rosácea es una dermatosis crónica inflamatoria de la piel que se asocia a diferentes enfermedades y se agrava por diferentes factores externos e internos. La evolución de esta enfermedad conlleva múltiples brotes y episodios más o menos molestos que alteran la calidad de vida del paciente.

¿Cómo se manifiesta?

Inicialmente se producen episodios de enrojecimiento facial transitorio con sensación de inflamación y ardor en relación con uno o más de los factores desencadenantes señalados posteriormente  que con el tiempo pueden hacerse persistentes. Podemos distinguir entonces varios cuadros clínicos a lo largo de la evolución:

  • Rosácea vascular: aparición de pequeños vasos dilatados en la piel de la cara en forma de líneas rojo-violáceas en nariz y mejillas (telangiectasias).
  • Rosácea inflamatoria: aparición de lesiones pápulo-pustulosas sin comedones en las mismas zonas.
  • Rinofima: engrosamiento de la piel de la nariz que se enrojece, agranda y se cubre de telangiectasias.
  • Afectación ocular: afecta a párpados, conjuntiva y córnea.

¿Qué lo desencadena?

Se describen una serie de estímulos que pueden desencadenar o empeorar estas lesiones:

  • Cambios climáticos: calor, frio, viento
  • Ingesta de alimentos muy calientes, especias, quesos fermentados o alcohol
  • Exposición solar
  • Situaciones de ansiedad o estrés
  • Uso inadecuado de corticoides tópicos.
  • Cambios hormonales en la mujer (menstruación, menopausia…)

¿Cómo evoluciona?

Se considera una patología crónica que evoluciona en forma de brotes, sobre todo de naturaleza inflamatoria, que termina generando aparición de lesiones vasculares y engrosamiento de la piel (fimas).

¿Cómo se trata?

El abordaje de la rosácea debe de ser integral y el tratamiento debe mantenerse en el tiempo e individualizarse dependiendo del paciente y de la fase de la enfermedad en la que se encuentre. Con ello, lo que se pretende es controlar los síntomas y mejorar el aspecto de la piel. Distinguimos:

Medidas generales :

  • Limpiar la cara con productos suaves sin jabón y sin frotar la piel. Evitar agentes exfoliantes y tónicos astringentes.
  • Usar cremas humectantes no comedogénicas libres de perfumes y alcohol.
  • Usar cosméticos específicos que contengan principios activos adecuados para reforzar el área vascular y con efecto vasoconstrictivo.
  • Puede utilizarse un maquillaje corrector adecuado para este tipo de piel.
  • Aplicar diariamente fotoprotectores de amplio espectro con factor de protección solar superior a 15 evitando la exposición solar directa y prolongada.
  • Evitar uso de corticoides tópicos sin prescripción médica.

Tratamiento tópico

En casos de rosácea leve, puede utilizarse un antibiótico en forma de crema, gel o loción (metronidazol, eritromicina , clindamicina) y compuestos como el peróxido de benzoilo, la tetrinoína , el ácido azelaico al 15-20% e inhibidores de la calcineurina

Tratamiento oral

En casos más severos puede ser necesario asociar un antibiótico oral como tetraciclina o eritromicina durante 6-12 semanas. En casos muy resistentes, se debe añadir también retinoides orales.

Tratamientos con láser y otras fuentes de luz:

  • IPL, luz DYE o láser vascular (Láser de colorante pulsado, Nd-Yag): podemos hoy en día tratar con éxito, de forma rápida y segura, los vasos de pequeño y mediano calibre, tanto superficiales como profundos, asociados a la rosácea mejorando de esta manera también el eritema difuso.
  • Láser ablativo: Láser CO2 para la ablación de tejido redundante e hipertrófico de los fimas.
  • Terapia fotodinámica (Luz LED azules y rojas): tienen poder antibacteriano y antiinflamatorio. Pueden ser útiles como tratamiento adyuvante y representan alternativas en pacientes que no pueden recibir medicación sistémica o no responden favorablemente a ésta.

Hoy por hoy, si bien no se puede asegurar la curación  a estos pacientes, podemos brindarles tratamientos altamente efectivos que van a evitar la progresión a estadios más severos de esta afección y  lograr una gran mejoría en la calidad de vida.