262016May
Eliminar tatuajes es posible gracias al láser

Eliminar tatuajes es posible gracias al láser

Más de un 60% de las personas que lucen un tatuaje se arrepiente de habérselo hecho, según datos de la Sociedad Española de Medicina Estética. El deseo de lucir un tatuaje se convierte en un problema para muchas personas que después de grabar sobre su piel figuras, nombres, frases, o cualquier otro motivo decorativo, deciden eliminarlo por razones personales, sentimentales, profesionales…

Actualmente ya es posible eliminar tatuajes y micropigmentaciones sin lesionar la piel gracias a una tecnología láser especialmente indicada para ello (Láser Q-Switched), método seguro y eficaz que  debe ser realizado por personal médico cualificado.

Tipos de tatuajes

  • Profesionales:son los más comunes .Se emplean en ellos una gran variedad de tintes o pigmentos de distintos tipos, como sales de metales, óxidos o complejos pigmentos orgánicos que son absorbidos por las células fagocitarias. La estabilidad y perdurabilidad en el tiempo de los tatuajes nos indica que la mayor parte de estos fagocitos no migran ni prácticamente se desplazan, lo que implica la conservación del tatuaje durante décadas.
  • Amateurs: realizados con pigmentos a base de tinta china, carbón o Es raro ver colores distintos del negro. Tienden a ser más fáciles de eliminar.
  • Cosméticos:Se utilizan para mejorar la apariencia física de las personas (como maquillaje permanente en las cejas, los labios y los ojos).
  • Traumáticos: resultado de explosiones o accidentes.
  • Médicos: marcajes cutáneos con fines terapéuticos. En Cirugía Plástica-Estética es relativamente frecuente proceder al tatuaje de un área con hipopigmentación o para hacer menos visible determinadas cicatrices.

¿Cómo actúa el láser?

El disparo del láser microfragmenta las partículas de tinta para que puedan ser reabsorbidas por los macrófagos y eliminadas por el organismo a través del sistema linfático. Actúa de forma selectiva sin afectar a la piel circundante (fototermolisis selectiva).

 Son necesarias un número de sesiones variables dependiendo del tipo de tatuaje, de la naturaleza de la tinta, de los colores con los que se ha realizado (los tatuajes de color azul, verde y negro son los que mejor responden, siendo los de color rojo y amari­llo los que presentan mayor dificultad), de su extensión y profundidad, de la zona donde se encuentre, de la antigüedad del mismo y de cómo sea la piel del paciente. El tiempo entre ellas deberá de ser de 6-8 semanas.

Recomendaciones después de cada sesión:

  • Aplicar pomada antiinflamatoria y antiséptica por algunos días cubriendo la zona tratada con un apósito o gasa.
  • No exponerse al sol.
  • No realizar ejercicios intensos que provoquen sudoración.
  • Evitar el calor y la humedad en la zona hasta que la zona se haya regenerado por completo.

Cada sesión producirá un aclaramiento progresivo del pigmento del tatuaje hasta la eliminación prácticamente completa del mismo.

Hasta el momento, la eliminación de tatuajes con láser ha ofrecido resultados satisfactorios,  predecibles y seguros, siendo el método de elección a la hora de decidir quitarse un tatuaje.