102016Mar
El limón es una fuente de salud y bienestar si lo incluimos como parte de nuestros hábitos dietéticos diarios.

El limón es una fuente de salud y bienestar si lo incluimos como parte de nuestros hábitos dietéticos diarios.

La ingesta del zumo de medio limón en un vaso de agua es un gesto simple que puede convertirse en un hábito más que saludable si lo hacemos diariamente. Utilizándolo como alternativa a los refrescos carbonatados, resta además calorías añadidas y aunque el ácido del limón en teoría puede deteriorar el esmalte de los dientes, no lo hará más que el ácido carbónico de los refrescos.

Entre los beneficios que podemos obtener incluyendo esta limonada casera en nuestros hábitos destacan:

  • Digestión más ligera ya que el ácido del limón podría ayudar a descomponer los alimentos junto con los propios de la digestión que disminuyen con el envejecimiento.

  • Mantiene la hidratación sobre todo en aquellas personas que les cuesta beber agua y que pueden encontrar en la limonada una forma más apetecible de beber líquidos.

  • Como complemento en planes de pérdida de peso si conseguimos reemplazar el café de la mañana por una limonada al menos 20 veces al mes.

  • Potente antioxidante debido a los fitonutrientes que poseen y cuya función es proteger de envejecimiento celular desde el interior.

  • Fuente de vitamina C: el zumo de medio limón aporta más de una sexta parte de la cantidad diaria de vitamina C que necesitamos para protegernos del daño celular.

  • Aporte añadido de potasio necesario para la comunicación nerviosa muscular y transporte de deshechos y nutrientes.

  • Prevención de cálculos renales en aquellas personas que tienen déficit de citrato urinario, una forma de ácido cítrico. Además, el mayor consumo de líquidos permite prevenir la deshidratación, causa común de formación de piedras en el riñon.

FUENTE: ABC SALUD-Hábitos de vida saludable