212016Mar
Brazos: Lucha contra la flacidez

Brazos: Lucha contra la flacidez

No se trata de un problema nuevo, pero sí de una cuestión que, llegada cierta edad, preocupa mucho a las mujeres.

La aparición de flacidez en brazos, es consecuencia de muchos factores entre los que destaca la falta de ejercicio, la mala alimentación, los cambios hormonales, el cambio brusco de peso y la exposición prolongada al sol, entre otros. Pero sin duda, la más frecuente es el paso del tiempo que hace que las células dejen de producir colágeno y elastina lo que provoca que la piel pierda firmeza y se descuelgue. Poder lucir un cuerpo tonificado representa un signo de salud, juventud y bienestar.

La medicina estética cuenta con una amplia oferta de tratamientos destinados a mejorar la flacidez, procedimientos no invasivos, que pueden mejorar ampliamente el aspecto de los mismos y que se verá potenciado al combinar de la forma apropiada las mejores opciones, siempre bajo la indicación médica del profesional que individualice su caso , entre ellas podemos destacar:

  • Hilos Tensores: son hilos de polidioxanona que generan fibrosis a su alrededor dando lugar a un efecto tensor, a la vez que estimulan formación de colágeno y elastina mejorando así la elasticidad de la piel.

  • Hidroxiapatita cálcica: potente inductor de la formación de colágeno que produce engrosamiento de la piel aportando firmeza y tersura a la piel.

  • Carboxiterapia: infiltración de CO2 a nivel subcutáneo que produce una mejoría en la oxigenación de la piel tratada mejorando el envejecimiento y la flacidez.

  • Mesoterapia: la composición de la mesoterapia para flacidez es a base de sustancias reafirmantes y tonificantes para la piel tales como el Silicio, el ácido hialurónico y las vitaminas.

  • Radiofrecuencia: ondas electromagnéticas que generan un calentamiento de la dermis profunda que puede alcanzar los 42⁰ lo que provocará un acortamiento de las fibras de colágeno y un efecto tensor.

  • Láser ELEKTRA®, by ClearLift: novedoso tratamiento que consigue un rejuvenecimiento fraccional no ablativo de la piel sin dañar la capa superficial o epidermis. De esta forma, conseguimos una regeneración total de la piel en todo su grosor y una generación de colágeno nuevo produciendo un efecto tensor.

Pero cuando la flacidez se presenta en su máxima expresión, tenemos que recurrir al lifting quirúrgico, técnica realizada por un cirujano plástico que dejará una cicatriz en la cara interna del brazo.

Sin lugar a dudas, lo ideal para enfrentarse a la flaccidez es anticiparse al problema con la prevención: cuidarse del sol, hidratar la piel desde una edad temprana, el uso de productos reafirmantes indicados para ello y ejercicio físico específico comenzado a tiempo para mejorar el aspecto y retrasar el deterioro progresivo de los brazos.

Y cuando comiencen los primeros signos de envejecimiento, recurrir de inmediato a los tratamientos médico-estéticos.

Fuente: Buenasalud, Junio 16, 2015