162017Ene
Rinoplastia sin cirugía: ahora es posible

Rinoplastia sin cirugía: ahora es posible

El miedo a una cirugía o la presencia de pequeñas defectos poco estéticos  en la zona del tabique, base o punta de la nariz, ha permitido desarrollar una técnica no quirúrgica muy avanzada y eficaz para esta corrección.

¿En qué consiste?

Consiste en la infiltración de materiales reabsorbibles como el ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica utilizando, como forma de acceso segura, una cánula que nos permita conseguir, mediante pequeños depósitos,  que el perfil y las líneas de la nariz sean uniformes.

El objetivo es perfeccionar el contorno de la nariz y darle un aspecto más equilibrado en el conjunto del rostro.

¿Cómo se realiza?

Después de realizar una historia clínica previa y una exploración de la anatomía nasal, el médico consultará con el paciente los aspectos de la misma que desea corregir explicando posteriormente las posibilidades de tratamiento y los resultados posibles que se pueden conseguir. Se realizan fotografías previas a la intervención de frente y de perfil para contrastarlas con el resultado final, y se firman los consentimientos informados acorde al producto que se vaya a utilizar.

Con la aplicación de anestesia local, bien tópica o inyectada en el punto de entrada de la aguja que evite las molestias posteriores, se procede a infiltrar el producto elegido a través de una cánula de punta roma que minimice el riesgo de hematoma dejando pequeños depósitos en las zonas que precisan corrección.

El efecto de remodelación es inmediato y el paciente puede retomar su actividad cotidiana de manera inmediata.

Acudirá a una revisión en 15 días para analizar los resultados y si procede, realizar algún pequeño retoque.

¿Cuánto dura el resultado?

El uso de materiales reabsorbibles nos marcan una duración aproximada de entre 9 y 12 meses de permanencia del producto en la zona infiltrada pero dada su capacidad de inducir formación de colágeno al mismo tiempo, permite que el efecto de la corrección sea más amplia en el tiempo.

¿Tiene efectos secundarios?

Solo los derivados de la propia técnica: eritema leve, ligera inflamación o hematomas que se resuelven en cuestión de horas o días.

La rinomodelación es una opción satisfactoria, segura, cómoda y con resultados naturales  que permite mejorar la apariencia de la nariz sin tener que recurrir a la cirugía.