182016Abr
Hiperhidrosis: que es y cómo tratarla

Hiperhidrosis: que es y cómo tratarla

La hiperhidrosis o sudoración excesiva  es un problema que afecta al estado psicológico de muchos pacientes, complicando su vida social y profesional de manera importante llevándole a tener  conductas o comportamientos especiales.

En estos casos se produce una sudoración excesiva sin tener relación con el calor, situaciones de estrés o tensión emocional siendo las glándulas sudorípara de manos, pies y axilas las más sensibles a estos estímulos.

Puede afectar a un 2.8% de la población mayoritariamente en la franja de los 25 a 65 años.

La causa de este problema no es bien conocida pero guarda relación con el aumento de actividad de algunas fibras nerviosas simpáticas que genera a su vez un aumento de la respuesta sudomotora, pero también hay ciertos hábitos que pueden desencadenarla como la toma de bebidas con cafeína, algunos alimentos picantes, el consumo de tabaco,….

Existen varios tipos en función de diferentes criterios:

-Según su causa:

  • Primaria: es de causa desconocida y la afectación suele ser más localizada.
  • Secundaria: en este caso la sudoración suele ser más generalizada y debida a causas conocidas como la menopausia, la toma de determinados medicamentos, tumores, consumo de drogas, problemas tiroideos, gota, obesidad,….

-Según su grado de afectación:

  • Grado I: La sudoración no se nota nunca ni impide la actividad normal del paciente.
  • Grado II: La sudoración es tolerable, pero a veces impide la actividad normal del paciente.
  • Grado III: La sudoración es raramente tolerable y frecuentemente impide la actividad normal del paciente.
  • Grado IV: La sudoración no es tolerable e interfiere continuamente en la actividad normal del paciente.

¿Como saber si sufrimos hiperhidrosis primaria?: es probable que la padezcamos cuando notemos una sudoración excesiva en axilas, manos, pies, cara, espalda o parte  posterior de las rodillas; simétrica; que aparece a lo largo del día todas las semanas y que lleva produciéndose más de 6 meses.

Para corregir este problema existen varios tipos de tratamientos (iontoforesis, antitranspirantes tópicos, procedimientos quirúrgicos como la simpatectomia torácica endoscópica,…) entre los que destaca  la toxina botulínica (Botox®) que se ha convertido en una opción eficaz y cómoda para el paciente. Pequeñas  cantidades de toxina son distribuidas en la zona afectada consiguiendo bloquear la acción de la acetil-colina en las glándula sudoríparas y reduciendo así la sudoración. Esto genera mínimas molestias gracias al uso de finas agujas y la aplicación de una crema anestésica.

Tras la realización del tratamiento el paciente  puede incorporarse a su vida cotidiana con normalidad

Los resultados se mantienen entre  6 y 9 meses.

Para resolver sus dudas y recomendarle el  mejor tratamiento no dude en visitar a nuestras doctoras.